Después de mostrar parte del trabajo fotográfico sobre Himalaya a un miembro del Club Peña Guara, fui automáticamente invitado a presentarlo en el programa de actos de esta asociación. Fue una invitación “obligatoria” a la que gustosamente accedí.

El Club de Montaña Peña Guara cuenta con más de 5.000 socios y ha realizado expediciones por todos los confines del planeta. Es uno de los mayores clubes de montaña de España y ha sido premiado en numerosas ocasiones por su labor social y deportiva.

Entre sus instalaciones, el club cuenta con un Salón de Actos propio, que los mismos socios, con su trabajo, reformaron y al que añadieron asientos recuperados de un antiguo cine local.


La publicidad en radio y prensa fue notable, con apariciones de hasta una hoja en periódicos locales y anuncios en los propios medios de comunicación de Peña Guara.

Es una auténtica gozada poder transmitir experiencias a un público totalmente entregado. Mi visión como orador y presentador era excepcional: nadie habló ni hizo un solo ruido durante los audiovisuales. Las cabezas de las personas que asistieron parecían “petrificadas” durante las proyecciones, con la atención centrada plenamente en lo que estaban viendo y oyendo. Y es que se nota cuando los espectadores tienen interés en un tema y cuando uno parece estar vendiendo una enciclopedia al público. En este caso yo no tuve que vender nada, el interés estaba creado de antemano.
En el turno de preguntas y comentarios del público hubo de todo, hablamos cordialmente sobre las distintas curiosidades que fueron surgiendo al ver las imágenes del viaje. Hubo gran interés en saber cuánto pesaba nuestro equipaje, qué comimos en esas tierras tan aisladas, si hubo una preparación previa sobre qué fotografiar, cómo viven estas gentes, etc. Sobre todo los asistentes se mostraron muy interesados en conocer las bondades del buen carácter y la hospitalidad de los habitantes del Himalaya, que una y otra vez no me cansé de alabar.

Entre un pase de imágenes y otro, fui contando distintas anécdotas del trabajo fotográfico. De todas ellas, una de las que más llamó la atención fue la del ataque del leopardo de las nieves (véase entrada en este mismo blog), un hecho verdaderamente insólito que tuvimos la oportunidad de vivir en directo.

Hablamos también de la dificultad que entraña un trabajo fotográfico como este que suma a los problemas habituales otros como la altitud, el transporte del material, la barrera cultural y del idioma, la alimentación, las comunicaciones, la falta de energía eléctrica, etc.

Entre los presentes entre el público hubo grandes personalidades del montañismo español, entre otros Lorenzo Ortás, gran conocedor del Himalaya, que cuenta entre sus ascensiones con la del monte Everest, con el que compartí nuestra admiración hacia esta región del planeta y que me transmitió una y otra vez su agradecimiento.

Al terminar la proyección pude recibir numerosas felicitaciones del público asistente. Me comentaron que se habían emocionado muchísimo con las imágenes y que no esperaban encontrar algo así en esta actividad y todos mostraron su agradecimiento por compartir este trabajo con ellos.

De esta actividad surgió un compromiso mutuo de colaboración para el futuro. Himalaya: Un viaje en el tiempo, compartirá cartel con importantes personalidades del mundo de la montaña y la aventura en el Ciclo de Conferencias de Peña Guara del año próximo, en un lugar mucho más grande y con mejores condiciones técnicas para mostrar las imágenes. Desde aquí mi agradecimiento al club por invitarme a estos eventos.

Oscar Catalán

Author Oscar Catalán

More posts by Oscar Catalán

Leave a Reply